Elaboración del Plan de Manejo de la Zona Protectora Tivives

La Zona Protectora Tivives (ZPT) fue creada el 2 de junio de 1986 mediante el Decreto Ejecutivo Nº 17023-MAG de 06 de mayo de 1986, publicado en el Diario Oficial La Gaceta Nº 101 de 02 de junio de 1986. Tiene una extensión de 2.536,71 hectáreas y se ubica en el distrito de Caldera (antiguo San Juan Grande), Cantón de Esparza, Provincia de Puntarenas.

La ZPT está protegiendo la red de drenaje y mantenimiento de los flujos y calidad de agua del Río Jesús María, Quebrada Cambalache, Quebrada Corralillo, además de varias nacientes y manantiales utilizados por los habitantes de la región. Por otro lado protege el mantenimiento de los flujos y calidad del agua de los dos pozos que utiliza el Proyecto de Caldera y el Instituto Costarricense de Puertos del Pacífico (INCOP).

La mayoría de los terrenos que comprende esta área silvestre protegida son terrenos de propiedad Estatal, incluyendo segmentos de propiedad privada, intervenidos por el Gobierno a través del Instituto de Desarrollo Agrario (IDA, hoy Instituto de Desarrollo Rural – INDER), donde se repartieron parcelas dentro de los límites de la ZPT posterior a su declaratoria.

Su objetivo principal de creación es proteger uno de los pocos reductos de bosque tropical seco de la región y uno de las últimas zonas de transición entre el bosque tropical seco y el bosque húmedo tropical para la distribución del bosque de manglar. Asimismo, pretende proteger la red de drenajes o mantenimiento de flujos, mantos acuíferos y la calidad del agua de la única cuenca de agua dulce que irriga la zona, el Río Jesús María, el cual recibe como tributarios a los ríos Machuca, Paires y Cuarros, además de la protección de los cerros aledaños contra la erosión.

Dentro del área de la zona protectora también se encuentran ecosistemas de manglar de gran valor para la conservación de recursos naturales. Estos son considerados como uno de los ecosistemas más productivos y biodiversos del mundo.

En términos generales, la combinación de estos dos ecosistemas, bosque tropical seco y manglar, da lugar a distintos tipos de hábitats potenciales para la alimentación, reproducción y protección de muchos organismos, además favorece el desplazamiento de las especies dentro del paisaje no obligándolos a depender únicamente de un hábitat o región.

Descargar Documento

Donar
Involucrarse
 
Logo
Desarrollado por Drupux