History

La Fundación Neotrópica es una organización privada, sin fines de lucro fundada en 1985 según Diario Oficial La Gaceta Nº 104 en el marco de la Ley de Fundaciones Nº 5338 de 1973. Su misión original fue contribuir al desarrollo sustentable de la Región Neotropical, mediante la investigación, ejecución y difusión de acciones que generen opciones viables al uso sostenible de los recursos naturales.

Puede leer sobre nuestra Misión y Visón actuales aquí.

Fue establecida por un grupo de costarricenses preocupados por la situación ambiental del país, y por ampliar la perspectiva de análisis y de visión que se gestaba con la participación de algunas organizaciones no gubernamentales en el quehacer ambiental. Esta visión ligaba el desarrollo económico, la conservación de los recursos y al ser humano.

Fotografías Históricas

Fundadores: Mario Boza, Álvaro Ugalde y Rodrigo Gámez. 1985.

Así, la Fundación Neotrópica nace para aportar soluciones a los problemas que obstaculizan la obtención de la sostenibilidad dentro de las zonas de amortiguamiento*. Dos acciones estratégicas se establecieron desde su inicio:

  • Los proyectos de campo con las comunidades para lograr su desarrollo integral–sostenible.
  • La investigación aplicada que da sustento a las acciones con la gente y a otras de mayor rango, en el ámbito nacional.

Desde su establecimiento, la organización se ha especializado en la praxis del desarrollo socio-ambiental y económico. Además, actualmente se enfoca en novedosos campos de pensamiento e investigación como lo son la Economía Ecológica y la Ecología Política, buscando la aplicación de procesos participativos para la resolución de Conflictos Ambientales y la difusión de conceptos de avanzada como las evaluaciones multicriterio, la valoración de servicios ambientales y la Huella Ecológica empresarial.

Da cumplimiento a sus objetivos mediante sus Programas Estratégicos.

La Fundación ha llevado a cabo proyectos en la cuenca del Río Tempisque, en Guanacaste; en Llanuras de Tortuguero y en la Zona Sur del país, en las áreas aledañas a los Parques Nacionales Corcovado y Piedras Blancas, así como también en la cuenca alta del Río Grade de Tárcoles. Recientemente se ha trabajado en las Zonas Protectoras influenciando directamente el recurso hídrico y con especial énfasis en las tres zonas donde la organización cuenta con sus Centros de Estudios y Empoderamiento Comunal: Península de Osa, Coyolito Atirro Turrialba.

Algunos Ejes Temáticos de sus proyectos son:

  • Conservación Comunitaria de Humedales.
  • Planes de Manejo.
  • Empoderamiento y Auto Gestión Comunitaria.
  • Educación Ambiental.
  • Valoración de Servicios Ecosistémicos.
  • Turismo Rural Comunitario.
  • Manejo integrado de bosques.
  • Manejo integrado de fincas.
  • Viveraje y Reforestación.
  • Fincas Agroforestales.
  • Fincas Silvopastoriles.
  • Huella Ecológica.
  • Microemprendimiento Rural.
  • Fortalecimiento municipal.
  • Producción de material educativo con contenido ambiental.
  • Resolución de Conflictos Socioambientales.
  • Incidencia por la conservación de recursos sensibles.
  • Asesoría en Servicios Ambientales.

La organización desde su creación previó que su labor trascendería las fronteras nacionales, y estableció como ámbito de trabajo el Neotrópico (Nuevo Trópico), zona biogeográfica que toma en cuenta los patrones de vida y migración de la flora y fauna, que se extiende desde la zona fronteriza entre Estados Unidos y México hasta la Patagonia austral chileno argentina, incluyendo las Islas del Caribe. Esto considerando que la Naturaleza en sus procesos tiene su propia división territorial, que difiere en mucho de las fronteras artificiales que hemos señalado los humanos. De esta manera la experiencia generada en un país puede ser aprovechada en el resto de ésta área, por el conjunto de elementos que la hace ser una unidad.

La Fundación se proyectó una visión a largo plazo, un poco intuitiva al principio, que permitió ir generando peldaño a peldaño, una sólida escala de logros cada vez más importantes, no sólo para la institución sino también para el país.

En 1990 puso en marcha el Programa Boscosa en la Península de Osa. Luego implementa dos proyectos de capacitación de fuerte impacto en la zona “Capacitación en el uso sostenible de los recursos naturales” y el “Centro Juvenil Tropical”. Las acciones llevadas a cabo en la Península de Osa, generaron una serie de experiencias integradoras de investigación aplicada, trabajo de campo y participación de grupos locales.

Esto llevó a plasmar en la práctica nuevas ideas que surgieron de la interacción diaria de las condiciones y realidades locales. Entre estas actividades destacan: talleres de planificación local, planes de manejo forestal locales, capacitación en aspectos productivos y organizacionales, reforestación y muchas otras con diverso grado de éxito y de conflictos. De esas experiencias se originaron oportunidades para enfrentar desafíos, en otras zonas del país. Este fue el caso de las Llanuras de Tortuguero, con el Programa Pocotsi, para contribuir al mejor manejo de recursos naturales en la zona adyacente al denominado “Corredor Biológico Tortuguero” (también impulsado por la Fundación), franja protegida de unas 10.000 hectáreas que conecta el Parque Nacional Tortuguero con el Refugio de vida Silvestre Barra del Colorado y otras áreas protegidas ubicadas en el sureste de Nicaragua.

En 1994 la Fundación amplió su cobertura geográfica hacia la cuenca del río Tempisque, en dónde se analizó con mayor detalle el 50% de esta cuenca por medio de una Evaluación Ecológica Rápida, realizada en conjunto con el Proyecto Ambiental para Centroamérica (PACA) y the Nature Conservancy.

A inicios de 1997, la Oficina de Cooperación Austriaca solicita la participación de la Fundación, para colaborar en la resolución de conflictos socio ambientales generados en la comunidad de La Gamba, Golfito, Puntarenas. Producto del éxito alcanzado por la consultoría realizada, se genera el proyecto de fortalecimiento de la capacidad autogestionaria de la población de la Gamba, con miras al desarrollo sostenible de sus actividades productivas, haciendo énfasis en la diversificación de la actividad turística.

En 1998 pone a disposición del país los mapas de capacidad de uso de las tierras: clases forestales a escala 1:50000 para todo el país. En ese mismo año, se realizó el estudio de la Cuenca del Río Grande de Tárcoles, en asocio con otras organizaciones, contratado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Esta cuenca abarca cerca del 5% del territorio nacional y alberga a casi el 60% de la población de todo el país, además concentra prácticamente el 80% de la actividad económica de Costa Rica. La Fundación desarrolló el diagnóstico socioeconómico y de participación comunitaria, bajo el enfoque de microcuencas, facilitando así un análisis integral de los aspectos sociales, económicos y ambientales a nivel de las 25 microcuencas que la forman. Otro de los productos aportados por este estudio fue la elaboración de la propuesta de ordenamiento territorial de toda la cuenca, con énfasis en las microcuencas identificadas como prioritarias.

Entre 1999 y 2000 se desarrollan entre otras, acciones de repoblamiento con especies forestales de altura, mapas de referencia para la realización del catastro municipal en varios cantones, bases para la zonificación agroecológica de la zona norte, bases del Sistema de Pagos por Servicios Ambientales en las microcuencas Ciruelas, Tibás y Segundo. Adicionalmente se desarrolla y fortalece el trabajo con la empresa privada en materia de gestión ambiental.

Posteriormente se trabaja con especial énfasis en el manejo de cuencas como la del Río Damas con un fuerte componente de trabajo comunitario en zonas semi-rurales del Valle Central. De esta iniciativa surge además, el Programa de Educación Ambiental “Amigos de la Naturaleza”, que se implementa anualmente desde entonces.

Una característica importante de la Fundación es la búsqueda permanente de su autosostenibilidad financiera y los logros que ha alcanzado en esta línea. Para ello cuenta con el programa de afiliación corporativa Amigos de la Naturaleza, integrado por más de 200 afiliados individuales y corporativos tanto a nivel nacional como internacional; este programa es liderado por la Unidad de Comunicación y Enlace Corporativo.

Asimismo, crea la Editorial Heliconia, que genera material didáctico, con altísima calidad y rigurosidad científica, para escolares, turistas e investigadores. Adicionalmente, ha desarrollado la Unidad de Análisis, que dirige el área técnica de la organización.

Recientemente se ha creado una nueva Unidad de Programas Educativos, Recreativos y Comunales, la cual apoya la ejecución de los Programas Educativos , así como el desarrollo de las estaciones de campo y su interacción con las comunidades en que se encuentran (Rincón de Osa, Atirro y Coyolito) a través de iniciativas formativas, de voluntariado y de recreación ambiental.

En 2008 se retoma el proceso de formación para Guías Naturalistas en Osa con el apoyo del sector privado en su financiamiento, con gran logro y generando una nueva generación de jóvenes líderes ambientales en Osa y Golfito. En 2009 se inicia la ejecución de un proyecto de gran envergadura, el Proyecto Mangle-Benín, gracias al apoyo financiero del Reino de los Países Bajos y Fundecooperación, en el marco del Programa de Cooperación Sur-Sur, especialmente enfocado a la restauración de los manglares del Golfo Dulce y aplicando metodologías novedosas que involucran la participación y el empoderamiento comunal. En todas estas áreas geográficas y temáticas la Fundación Neotrópica ha contribuido a las acciones que han impulsado las autoridades nacionales y locales. Estas se manifiestan en estudios técnicos, trabajo con empresas y comunidades, a nivel de capacitación y asistencia técnica, compra de tierra en áreas protegidas, equipamiento de algunos parques a nivel de infraestructura y de apoyo al personal. Además la incidencia política de la organización se ha visto reflejada por ejemplo en la aprobación del Plan de Manejo para el Humedal Nacional Térraba Sierpe (2010) en parte resultado del trabajo realizado a través del proyecto Ecoticos, ejecutado en 2009-2010 con el apoyo de la Universidad Vermont y el Instituto Gundt de Economía Ecológica.

Hoy como en el pasado, la Fundación se apresta a enfrentar los retos del desarrollo, aportando experiencia, conocimiento y su mejor esfuerzo, siempre fiel al compromiso de contribuir a una mejor calidad de vida de los habitantes del Neotrópico, en armonía con su entorno natural y trabajando desde un ambientalismo de avanzada.

Premio Aportes al Mejoramiento a la Calidad de Vida 1999

El otorgamiento del Premio Aportes al Mejoramiento a la Calidad de Vida pretende reconocer y destacar los aspectos o aportes positivos realizados por distintos sectores de la sociedad, los cuales inciden en el mejoramiento de la calidad de vida de los habitantes y contribuyen a perfilar una mejor sociedad basada en:

  • Solidaridad contributiva y de seguridad social.
  • Protección, conservación y uso sostenible de los recursos.
  • Integración del concepto de género en los programas, proyectos o actividades que se postulan.

La Fundación Neotrópica fue honrada con este premio en el año 1999.

“...por su labor de investigación, ejecución y difusión de acciones que generen opciones viables a los patrones de uso destructivo de la base de los recursos naturales renovables”.

Premio

Detalle de la placa

  • Premio Aportes al Mejoramiento a la Calidad de Vida.
  • Categoría D.
  • Fundación Neotrópica.
  • 29 de octubre de 1999.
  • Cortesía Defensoría de los Habitantes de la República.

En este documento se muestra una recopilación de las personas u organizaciones que han sido acreedoras del premio y el motivo por el cual obtuvieron dicho reconocimiento.

Donate
Get Involve
 
Logo
Developed by Drupux