Conferencia magistral de la Fundación Neotrópica durante COSMEE 2016

En el marco del III Congreso de la Sociedad Mesoamericana de Economía Ecológica, celebrado del 14 al 18 de noviembre de 2016 en la Universidad de Puerto Rico, Mayagüez, el Director Ejecutivo de la Fundación Neotrópica, expuso durante la conferencia magistral: Narcodeforestación y áreas protegidas en América Central: Valor Económico-Ecológico de los de los Servicios Ecosistémicos en Juego y Conflictos Ecológico Distributivos, que las rutas del trafico de drogas desde América del Sur hacia Estados Unidos se han modificado por una serie de factores que incluyen los resultados de la policía de combate a las drogas en Colombia con el apoyo denlos Estados Unidos y el control y la vigilancia en diversas latitudes. Así los carteles de la droga han establecido nuevas rutas que incluyen un mosaico de áreas silvestres protegidas de América central, dando origen al fenómeno que la literatura está denominando como narco deforestación.

Según la ponencia de Aguilar, un porcentaje significativo del valor agregado del comercio de las drogas desde América del Sur hacia los EEUU se está quedando en la región centroamericana. Esto a través del narcomenudeo, inversión en actividades que generan conflictos ambientales como plantaciones y minería, quedándose anualmente en tierras centroamericanas alrededor de $1580-$2500 millones, cerca de 10% del VA total, entre 3 y 15% del PIB total de América Central.

Este fenómeno está siendo estudiado por un proyecto de investigación liderado por profesores investigadores de la Universidad del Norte de Arizona en colaboración de un equipo multidisciplinario de diversas universidades y organizaciones en los EUA y América Latina.

Durante la conferencia magistral, el Doctor Aguilar, presentó dos componentes del estudio liderado por la Fundación Neotrópica en asocio con Earth Economics, que incluyen el análisis del cambio de uso del suelo, el valor de los servicios ecosistémicos y los daños ambientales relacionados al narcotráfico a través del tiempo y la conflictividad ambiental potencialmente relacionado con estos cambios de valor y con la actividad de narcotráfico. Los resultados ilustraron la presión y conflictividad que la narco deforestación está generando sobre las reservas naturales de la región centroamericana.

Además señaló que de momento en la región latinoamericana, se han identificado 111 conflictos ambientales, 39 de minería o extracción de materiales, 21 sobre recurso hídrico, 16 de uso de biomasa y por uso de la tierra. Aguilar, además expuso que la conflictividad ambiental se ha incrementado durante las últimas décadas dada la transición de la economía regional hacia el neo-extractivismo, proceso que promueve economías extractivistas o basadas en servicios complementarios como la energía, la logística del transporte y el comercio.

Mapa de conflictividad Ambiental según Environmental Justice Atlas

Juan Carlos Crespo


30 de estos conflictos ecológico-distributivos seleccionados por su proximidad con las áreas de estudio se analizaron para buscar posibles conexiones con la actividad del narcotráfico, 19 de ellos (63,33%) resultaron con alguna relación con el narcotráfico; Belice (1); Guatemala (5); Honduras (3); Nicaragua (3); Costa Rica (5); Panamá (2).

Bernardo Aguilar, también se detuvo a resaltar un dato del reporte “En Terreno Peligroso”, dedicado a la fallecida activista hondureña Berta Cáceres, donde se muestra que el año 2015 fue el año con mayor número de muertes desde que se llevan registros: un total de 185. América Latina tuvo un lugar macabramente alto en esta lista con muertes registradas en Brasil (50), Colombia (26), Perú (12), Nicaragua (12), Guatemala (10), Honduras (8) y México (4) para un total de 122, un 66% de los caídos protegiendo el espacio ambiental, siendo el año más mortífero de la historia.

Finalmente, el doctor Aguilar, ante la interrogante ¿Qué podemos hacer? citó a Nielsen, quien determinó la importancia de reformular la política en los EEUU y la Naciones Unidas, el enfoque sobre la demanda para quitar las ganancias, sobre el dinero no el producto, fortalecer la gobernanza de áreas aisladas, explorar opciones para la descriminalización o legalización en los EEUU, promover desarrollo alternativo sustentable, incidencia política por los grupos internacionales ambientales, comunitarias, justicia social/ambiental en el discurso sobre la política nacional y internacional anti-droga, así como dar voz para las comunidades afectadas.

E invitó a procurar la creación y el fortalecimiento de más redes de solidaridad y trabajo conjunto entre la academia, las ONG y las organizaciones locales, no sólo para comprender y visibilizar los conflictos, sino para proteger a los defensores del ambiente, y resaltó el rol fundamental de las reformas institucionales: Jurisdicciones e instituciones que garanticen los derechos de información y participación que están adjuntos a los derechos a un ambiente sano.

Donate
Get Involve
 
Logo
Developed by Drupux